Al hilo de la corrección realizada por uno de vosotros, aprovechamos para hablar más extensamente sobre esta verdura. Es cierto, que la espinaca contiene hierro, pero no es menos cierto, que gran parte de ese hierro se encuentra como oxalato férrico, una forma insoluble que no se absorbe por el intestino. Así pues, no es la mejor virtud de la espinaca el aporte de hierro, pero contiene muchas sustancias interesantes:
  • Proteínas (1.9%)
  • Fibra (1.3%)
  • Vitamina A y carotenoides (Luteina, zeaxantina, betacaroteno)
  • Vitamina C, E, K, B6, ácido fólico
  • Potasio, Calcio, Magnesio, Hierro y Zinc
  • Saponinas y flavonoides

¿Que beneficios aportan todas estas sustancias?

  1. Propiedades antioxidantes
  2. Protección frente a muchas enfermedades cardiovasculares (infarto de miocardio, ictus) por diferentes mecanismos:
  • Las proteínas inhiben la reabsorción intestinal de colesterol.
  • Los carotenos, flavonoides y vitamina E, impiden la oxidación de los LDL o colesterol “malo”.
  • El potasio ayuda a regular la tensión arterial.
  • El ácido fólico y la vitamina B6 bajan la homocisteina de la sangre.

3.  Un consumo elevado de espinacas disminuye el riesgo de desarrollar la degeneración macular  asociada a la edad (DMAE).
4.  Es útil para preservar la densidad de los huesos por su buena relación Ca/P y porque  al ser rico en vitamina K, P, Mg disminuye el riesgo de osteoporosis.

¿Como debemos comer la espinaca para aprovechar todas sus propiedades?

Se puede tomar cruda en ensalada y cocida. La cocción destruye la mayor parte del ácido fólico, pero los carotenos se absorben mejor cocidos y triturados.
Así pues no hay ningún motivo para no disfrutar comiendo esta verdura de temporada.