ANSIEDAD

ANSIEDAD

ANSIEDAD La ansiedad es una reacción emocional, que forma parte de nuestro instinto de supervivencia; el problema surge cuando se vuelve parte de nuestro estilo de vida. Muchas veces se relaciona con deficiencias de ciertos nutrientes y a escasa producción de algunos neurotransmisores. En ese caso, se recomienda reforzar el consumo de estos nutrientes: Complejos de vitamina B: Participan en el funcionamiento del sistema nervioso y colaboran disminuyendo la fatiga, irritabilidad, nerviosismo, depresión y ansiedad. Fuentes: Avena, frutos secos (almendras, nueces, avellanas, cacahuetes…), arroz integral, huevos, vegetales de hojas verdes. Magnesio: Participa en la relajación muscular, la transmisión neuromuscular, el mantenimiento del ritmo cardíaco y la circulación sanguínea. Fuentes: Vegetales de hojas verdes, aguacate, semillas de calabaza y girasol, frutos secos, alubias, lentejas, habas, germen de trigo, cacao (con cacao >80%). Omega 3: Un ácido graso esencial para obtener un equilibrio hormonal, mejorar el estado de ánimo y evitar la ansiedad. Igualmente, participa en el correcto funcionamiento de nuestro cerebro. Fuentes: Salmón, atún fresco, sardinas, semillas de chía, semillas de lino, semillas de calabaza, aceite de oliva. Triptófano: Es un aminoácido precursor de un neurotransmisor llamado serotonina. Ésta se relaciona con mejorar el estado de ánimo y participar en el control del apetito. Fuentes: Plátano, avena, pollo, leche, queso, yogur, huevo, semillas de calabaza, cacahuetes. Carbohidratos complejos: Este tipo de carbohidratos, por su bajo índice glucémico y su alto contenido de fibra, nos ayudan a mantener nuestros niveles de glucosa (azúcar en la sangre) nivelados, evitando de esta manera episodios de ansiedad. Asimismo, participan en la producción de serotonina, explicada anteriormente. Fuente: Arroz integral, boniato, pasta integral, alubias, lentejas,...