ERÍSIMO (Erysimum officinalis L.)

ERÍSIMO (Erysimum officinalis L.)

ERÍSIMO El erísimo es una planta originaria del sur de Francia. Debido a sus propiedades se conoce también como “planta de los cantores” o jaramago. En terapéutica se utiliza la parte aérea, esto es, el tallo y las hojas. ¿Cuáles son los componentes activos? Glucosinolatos: realizan una acción antimicrobiana, relajante y protectora en las cuerdas vocales. Vitamina C: antioxidante. Mucílagos: tienen un efecto suavizante. Taninos: tienen un efecto astringente y antiséptico. Flavonoides: antioxidantes. ¿Cuándo o para qué podemos utilizar el erísimo? Se ha considerado con frecuencia una mala hierba. Sin embargo, en la medicina tradicional, se ha utilizado en infusiones para combatir la inflamación de las cuerdas vocales. Se sigue utilizando en productos contra la tos y en las pastillas para la garganta. También se puede comer.  Las hojas tienen un sabor amargo y picante, parecido al de los berros. Se pueden consumir crudas, en ensalada, o cocidas. Las semillas se pueden utilizar para elaborar una especie de mostaza. Calma la garganta en caso de picores y se puede utilizar en caso de afonía temporal y para facilitar la respiración.  Aitziber Etxeberria...
GRASAS

GRASAS

GRASAS   Los lípidos son precursores de hormonas importantes que regulan la presión arterial, frecuencia cardíaca, coagulación, respuestas inmunológicas, son partes del sistema nervioso central y también conservan la función e integridad de las membranas de todas las células. 1 gramo de grasa aporta 9kcal, más del doble que los carbohidratos y proteínas, por eso las raciones de lípidos son menores. En general, se recomienda ingerir entre 20-30% del total de las calorías diarias. Existen diferentes tipos de grasas: Grasas insaturadas: Ayudan a disminuir los niveles de triglicéridos en sangre, así como de colesterol. Los omega 3 y 6, los monoinsaturados y poliinsaturados son parte de esta categoría. Por ejemplo, aceite de oliva, girasol, aceitunas, aguacate, frutos secos, semillas y pescado azul.   Grasas saturadas: Deben consumirse en menor cantidad (menos de 200 mg/día). El colesterol se incluye en esta categoría, que solo existe en alimentos de origen animal. Sin embargo, una ingesta de colesterol moderada ayuda a la síntesis de muchas hormonas, y forma parte de la pared celular de todas las células. Si se consume con moderación, no hay riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Por ejemplo, el aceite de coco, mantequilla, carne roja.   Grasas trans: Este tipo de grasas puede elevar los niveles de colesterol en sangre y debe tratar de evitarse al máximo. Están asociadas a enfermedades cardiovasculares. Son grasas hidrogenadas, producidas por el ser humano en su mayoría y se produce en un proceso que cambia los aceites vegetales (líquidos) en grasas semisólidas e hidrogenadas. Por ejemplo, margarina, galletas, bollería, dulces, frituras.   La grasa es un excelente aliado, y si en general incluyes...